20100227

-FORMACIÓN MONÁSTICA



Los debates filosóficos son uno de los contenidos de la cultura monástica tibetana, que Padmasambhava contribuyó a definir al colaborar en la fundación del gran monasterio de Samye. Giran en torno a aspectos esenciales de las enseñanzas de Budha y a las aportaciones de otros grandes maestros de los distintos linajes, y en ellos los jóvenes novicios se entrenan en la discusión mediante diálogos públicos que a veces son por parejas y otras se realizan en gran grupo, ante la mirada expectante y participativa de los demás. Parece muy destacable un aspecto que no es frecuente reconocer del mismo modo en las prácticas dialécticas en occidente: los debates van siempre acompañados de cierto tipo de actividad física, sean movimientos pautados de las piernas y los brazos, o gestos vivos chasqueando los dedos, palmadas, aproximaciones físicas entre los participantes que a veces rozan la agresión sin alcanzarla.... Todo eso sugiere que son muy conscientes de que el pensamiento y los órdenes del discurso conceptual son más verdaderos y cobran una fuerza mayor si están incardinados en la realidad viva del cuerpo, y que es desde el propio cuerpo desde donde pueden plasmarse ante los demás con más impacto. A veces, algunas imágenes de esos diálogos filosóficos en los monasterios tibetanos llevan a pensar más en la disposición corporal de un gimnasio que en una estática conferencia académica como las que por aquí se consideran debates filosóficos. También así lo son. Se recomienda bajar el volumen al ver los vídeos, porque el griterío es atronador: lo que tienen que decirse lo dicen en voz alta y clara. No se callan.

3 comentarios:

Mandàrava dijo...

El que está sentado o no tiene muchas ganas de discutir, o el otro lo tiene acogotao :)

Josep Cuevas dijo...

Nunca se sabe quien tiene razón; pero, ¿qué es eso, "tener razón"?

Mandàrava dijo...

Por ejemplo, estamos discutiendo sobre el sabor del café, tú,que lo has probado, dices que es amargo, yo, que no lo he probado, digo que por su color parecido al chocolate, tiene que ser dulce. Y así estamos un buen rato, hasta que voy y lo pruebo, entonces te digo: "tenías razón, es amargo":-)
Como dices en la entrada, estas discusiones son para debatir sobre las enseñanzas recibidas y según lo veo,para que al discutirlas con otros, el intelecto tenga más claridad, agilidad y comprensión.