20100803

-CUERPO HUMANO

De par en par abierta está la puerta
del templo oscuro en que la vida nace;
un poco más adentro se complace
en ocultarse así del sol. Despierta

aunque lo piensa, y con su sombra alerta
al sueño que indeciso nos deshace.
Se vive lo que llega, y como el mar renace
la luz quebrando el muro: clara, cierta.

Si acaba al fin la noche en la mañana
será para esperar sin más momento
que al fondo, en la tiniebla, llegue el rayo.

La luz va repitiéndose. Me callo.
El sol vuelve a salir. No me lamento.
La fuente estando seca mejor mana.

2 comentarios:

juanra dijo...

Te dejé un comentario recomendándote un video en la entrada ojos de sabiduría.

Un saludo.

Josep Cuevas dijo...

No había visto el comentario hasta ahora; gracias.