20120325

A LOS DEMÁS

Escucha si te llaman y obedece,
siguiendo el recorrido. Si es oscura
la noche en que te pierdes, aún más pura
la voz será insistente. En todo crece.

A cada paso dado en que se ofrece
sin duda ni esperanza, te asegura
que sus palabras turbias son locura,
al dar un paso más. El sol te mece.

Acaso puedas ver sin otro ruido
que hay sitios donde el alma se abre a más,
y más y más se entrega a ser sentido.

Tomando sin saber vienes y vas,
de aquí y de allá, callando desde el nido.
Sigue esa voz: te lleva a los demás.

2 comentarios:

Padre Lachaise dijo...

no quiero entrar a analizar racionalmente tu poema, pero tengo mucha curiosidad por entender algo, quizás tu poesía nace de si misma y no la piensas, y si es así, que crees tu que es la voz que llama insistente y que en todo crece?
gracias nuevamente
un abrazo

Anónimo dijo...

Hay poco que explicar; son sólo palabras que quieren hablar por si mismas. Quizá una voz.
Gracias a ti.